Your Health

Los médicos instan a que se vacune contra la meningitis a los bebés y niños vulnerables

Los médicos instan a que se vacune contra la meningitis a los bebés y niños vulnerables

Y los adolescentes y estudiantes universitarios deben asegurarse de que sus vacunas estén al día, señala la Academia de Pediatría

LUNES, 28 de julio de 2014 (HealthDay News) -- Los bebés y los niños en riesgo de contraer meningitis debido a problemas específicos de salud deben recibir la vacuna contra la infección, según las recomendaciones actualizadas del mayor grupo de pediatras de Estados Unidos.

Y las vacunas de rutina contra la infección, potencialmente letal, deben continuar para los adolescentes y los estudiantes universitarios, plantea la Academia Americana de Pediatría (American Academy of Pediatrics).

En su primera declaración sobre las vacunas meningocócicas desde 2011, la academia anota que actualmente hay tres vacunas de este tipo con licencia para ser usadas en la infancia. Se consideran adecuadas para los bebés a partir de los dos meses de edad que tengan deficiencias inmunitarias, a quienes les falte el bazo, que tengan enfermedad de las células falciformes u otros riesgos elevados de infección. Otros niños pequeños no necesitan las vacunas, señalan las directrices.

Hace mucho que se recomiendan las vacunas y los refuerzos meningocócicos para los niños a partir de los 11 años, y deben seguir recibiéndolas, declaró la academia.

"Necesitábamos contar con nuevas recomendaciones de forma que los pediatras comprendan cómo usar estas vacunas en los bebés y en los niños pequeños, ahora que están disponibles", comentó el autor de las directrices, el Dr. Michael Brady, director médico asociado del Hospital Pediátrico Nacional de Columbus, Ohio.

"Informamos a los pediatras que no creemos que sea necesario administrar esta vacuna a los niños pequeños de forma rutinaria", añadió, "pero para los niños con ciertos riesgos, es bueno administrar esta vacuna".

Las recomendaciones meningocócicas actualizadas aparecen en la edición en línea del 28 de julio de la revista Pediatrics.

La enfermedad meningocócica se vincula con varias infecciones, entre ellas la meningitis y la neumonía. La meningitis, una infección de la capa que recubre al cerebro y a la médula espinal, afecta a entre 800 y 1,200 personas al año en Estados Unidos, según la Asociación Nacional de la Meningitis (National Meningitis Association).

Hasta el 15 por ciento de los afectados mueren, mientras que alrededor de uno de cada cinco supervivientes termina con una discapacidad crónica como el daño cerebral, sordera o amputación de las extremidades.

Generalmente, los niños por lo demás sanos menores de 11 años que desarrollan meningitis han contraído la cepa "B". La Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) de EE. UU. aún no ha aprobado una vacuna para ese tipo, y por eso ese grupo de edad no se vacuna de forma rutinaria, apuntó Brady. Hay cinco cepas de meningitis bacteriana, y cada una tiende a atacar a un grupo de edad o población específicas, según la información de respaldo del estudio.

La cepa "B" de la meningitis bacteriana es lo que enfermó a un pequeño grupo de estudiantes universitarios en la Universidad de Princeton en Nueva Jersey a principios de año y acabó con la vida de un estudiante de la Universidad de Drexel, en Filadelfia, que había estado en contacto cercano con estudiantes de la Princeton.

Pero los niños con un sistema inmunitario afectado, y los que viajen al "cinturón de la meningitis" en África subsahariana o participen en la peregrinación Hajj a la Meca, deben vacunarse con las vacunas disponibles, que se dirigen a las cepas de meningitis que son más comunes entre los adolescentes y los estudiantes universitarios, aconsejó.

Además, las recomendaciones actualizadas apuntaron que se deben administrar dosis de refuerzo tras tres años a los niños de alto riesgo cuya última dosis fue antes de los 7 años, mientras que se deben administrar dosis de refuerzo tras cinco años en los niños cuya última dosis fue a los 7 años o después.

Brady anotó que los brotes de meningitis en los campus universitarios en el último año con la cepa "B" no fueron inesperados, dado que las condiciones son perfectas para la transmisión de la enfermedad entre los que viven en dormitorios o en cuarteles militares. Unas tasas más altas de tabaquismo y de consumo de alcohol también se asocian con unos riesgos más altos de contraer meningitis.

Una vacuna para la meningitis "B" que tiene licencia en otros países fue administrada en Princeton a través de un proceso de emergencia, anotó Brady. La recomendación de la academia para una vacuna "B" espera por la aprobación de la FDA, posiblemente el año que viene, comentó.

La Dra. Melissa Stockwell, pediatra del Hospital Pediátrico Morgan Stanley del Presbiteriano de Nueva York/Columbia, dijo que los padres deben saber que las vacunas meningocócicas con la mejor forma de prevenir la infección.

Aunque los padres no tienen que comprender todos los tipos de meningitis, dijo, deben consultar al pediatra de su hijo para asegurarse de que se administren todas las vacunas adecuadas.

"Para los adolescentes, los adultos jóvenes y los más jóvenes con [vulnerabilidades] especiales, queremos asegurarnos que si se está en uno de esos grupos se reciba la vacuna", enfatizó Stockwell.

Más información

La Biblioteca Nacional de Medicina de EE. UU. tiene más información sobre la meningitis (http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/ency/article/000680.htm ).

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com (http://holadoctor.com )

© Derechos de autor 2014, HealthDay

logo

FUENTES: Michael Brady, M.D., associate medical director, Nationwide Children's Hospital, Columbus, Ohio; Melissa Stockwell, M.D., M.P.H., pediatrician, New York-Presbyterian/Columbia's Morgan Stanley Children's Hospital, and assistant professor, pediatrics, and population and family health, Columbia University Medical Center, New York City; August 2014 Pediatrics