• Homect_img
  • Health Information
Your Health

La exposición gradual al cacahuate podría ayudar a algunos niños alérgicos

La exposición gradual al cacahuate podría ayudar a algunos niños alérgicos

Una terapia experimental aumentó la tolerancia, pero se necesitan muchas más pruebas, afirman unos médicos

JUEVES, 30 de enero de 2014 (HealthDay News) -- Para los niños y los adolescentes que tienen alergias al cacahuate, un nuevo tipo de tratamiento podría estar un paso más cerca a convertirse en realidad, según un estudio preliminar de Inglaterra.

El tratamiento, conocido como inmunoterapia oral, conlleva comer cantidades pequeñas de proteína de cacahuate, aumentando gradualmente la cantidad con la esperanza de crear una tolerancia al cacahuate.

Tras seis meses de inmunoterapia, entre el 84 y el 91 por ciento de los niños del estudio podrían comer con seguridad unos cinco cacahuates al día, alrededor de 25 veces más de lo que podían tolerar antes de la terapia, hallaron los investigadores.

"Una vez más, la inmunoterapia oral ha mostrado la promesa de que podría en algún momento ser un tratamiento para las alergias a los alimentos", señaló el Dr. Matthew Greenhawt, autor de un editorial que acompaña al estudio en la edición del 30 de enero de la revista The Lancet. "Pero aun dista mucho de estar lista para su uso fuera del ámbito investigativo".

"Hay mucho trabajo por hacer para investigar el potencial (tanto bueno como malo) de lo que la inmunoterapia puede lograr de forma integral", añadió Greenhawt, profesor asistente del Centro de Alergias a los Alimentos de la Universidad de Michigan. "Pero los resultados de estudios como estos son alentadores respecto a que quizá podamos desarrollar un tratamiento futuro para las alergias a los alimentos".

Greenhawt apuntó que todavía hay muchos factores desconocidos, lo que incluye el motivo de que esta terapia funcione, cuáles pacientes serán los más beneficiados y cuáles podrían ser los efectos a largo plazo.

La Dra. Gloria Riefkohl, pediatra del Hospital Pediátrico de Miami, se hizo eco de los comentarios de Greenhawt.

"Creo que se trata de un concepto interesante que amerita más estudios", planteó. "No funcionará en todos los pacientes que atendemos. Y no creo que esté listo para su uso en la población general".

Ahora, los niños con alergias al cacahuate reciben recetas de epinefrina en la forma de una dosis medida inyectable conocida como un lápiz o autoinyector de epinefrina, o EpiPen, que siempre llevan encima, dijo Riefkohl. La epinefrina puede contrarrestar rápidamente la anafilaxia, una reacción alérgica potencialmente letal.

Riefkohl dijo que la nueva terapia experimental no curará la alergia al cacahuate de estos niños ni permitirá que disfruten de un emparedado de mantequilla de cacahuate. "Lo que intentamos reducir es la exposición que usualmente se produce por accidente y que provoca dificultades para respirar, un sarpullido o una comezón en la boca", explicó.

Para el estudio, un equipo liderado por el Dr. Andrew Clark, de los Hospitales de la Universidad de Cambridge, asignó al azar a 99 niños, de entre 7 y 16 años de edad y con distintos grados de alergia al cacahuate, a uno de dos grupos. El primer grupo recibió 26 semanas de inmunoterapia oral, y el segundo evitó los cacahuates o los alimentos que contenían cacahuates del todo. La evitación es el tratamiento actual para la alergia al cacahuate, señalaron los investigadores.

Tras seis meses, 24 de los 39 niños que recibieron la inmunoterapia en la primera fase podían tolerar una dosis diaria de aproximadamente diez cacahuates, en comparación con ninguno de los niños del grupo de evitación.

En la segunda fase del ensayo, a los niños asignados a la evitación se les ofreció una inmunoterapia de 26 semanas, seguidas de un desafío alimentario.

Tras la segunda fase, el 54 por ciento de esos niños aprobaron el desafío.

Alrededor de una quinta parte de los niños que recibieron la inmunoterapia tuvieron algunas reacciones leves al cacahuate, que incluyeron náuseas, vómitos, picazón en la boca, urticaria y respiración sibilante, halló el estudio. Un niño necesitó epinefrina para controlar una reacción grave, y ese niño se salió del estudio, apuntaron los investigadores.

"Este tratamiento permitió a los niños con todos los niveles de gravedad de alergia al cacahuate comer grandes cantidades de cacahuates, muy por encima de las halladas en los refrigerios y comidas contaminadas, lo que les libra a ellos y a sus padres del miedo a una reacción alérgica potencialmente letal", comentó Clark en un comunicado de prensa de la revista. "Las familias que participaron en este estudio afirman que cambió sus vidas de forma dramática".

Pero la coautora del estudio, la Dra. Pamela Ewan, directora del departamento de alergias de los Hospitales de la Universidad de Cambridge, hizo una advertencia a los padres. "[La inmunoterapia oral] no es un tratamiento que las personas deban probar por su cuenta, y solo debe ser realizado por profesionales médicos en ámbitos especializados", enfatizó.

La alergia al cacahuate es la causa más común de reacciones alérgicas graves y potencialmente letales relacionadas con la comida, según la información de respaldo incluida en el estudio.

Más información

La Biblioteca Nacional de Medicina de EE. UU. ofrece más información sobre las alergias a los alimentos (http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/magazine/issues/spring11/articles/spring11pg24-25.html ).

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com (http://holadoctor.com )

© Derechos de autor 2014, HealthDay

logo

FUENTES: Matthew Greenhawt, M.D., assistant professor, University of Michigan Food Allergy Center, Ann Arbor; Gloria Riefkohl, M.D., pediatrician, Miami Children's Hospital, Florida; The Lancet, news release, Jan. 29, 2014; The Lancet online, Jan. 30, 2014